CHANCAY CUMPLIÓ Y REALIZÓ EXITOSO SIMULACRO POR SISMO ESTA MAÑANA

Sin embargo el Alcalde y Presidente de la Plataforma de Defensa Civil Distrital, Juan Álvarez Andrade, lamentó la no participación
e indiferencia de algunas instituciones públicas y privadas.

Con la presencia del Presidente de la Plataforma de Defensa Civil, Juan Álvarez Andrade y el Jefe de Unidad de Defensa Civil de
la Municipalidad Miguel Cabanillas Pezo, esta mañana a las 10 tal cual era la norma de la Directiva 005-2017/INDECI, se ejecutó
el simulacro de sismo seguido de tsunami, en la Plaza de Armas de Chancay .
Se contó con el apoyo logístico de la Comisaria, la Policía Militar y efectivos de la Capitanía de Marina, Serenazgo y los Bomberos
Voluntarios de Chancay. Hubo una muy buena intervención de alumnos de diversos colegios de la ciudad que participaron activamente.

Se pudo apreciar la efectiva participación de los funcionarios de la municipalidad de Chancay, y del Hospital de EsSalud,
que tiene su sede en la plaza de armas. Las brigadas de defensa civil, actuaron en forma inmediata en el rescate y
atención a heridos y fallecidos.

Concluida la operación en la zona urbana, se trasladó todo el operativo al Puerto, donde también se realizó el simulacro,
y culminar en la zona de la Casa de la Mujer. Es en este lugar en que el Presidente de la Plataforma de Defensa
Civil Distrital Juan Álvarez Andrade hizo la evaluación el grado de preparación y comportamiento de la población ante
un eventual desastre natural, que pudiera presentarse en nuestra ciudad.

Por su parte, el Alcalde y Presidente de la Plataforma de Defensa Civil Distrital, Juan Álvarez Andrade, lamento la no
participación e indiferencia de algunas instituciones públicas y privadas por no participar de una actividad cívica que
nos permite estar preparados antes una catástrofe de gran magnitud.

Lo que si quedo demostrado el grado de preparación e integración de Municipalidad, Policía Militar, Policía Nacional,
Capitanía de Marina y Serenazgo, ante la reacción e intervención y atención de un caso de desastre que se podría
presentarse en cualquier momento, Dios no lo quiera.